Clausura del Taller de Repostería

Clausura del Taller de Repostería

 El taller de pastelería y repostería es la continuación al trabajo que lleva realizando la Asociación Aynimundo desde hace tres años para lograr la capacitación de los jóvenes con discapacidad y de sus familias. Con este taller productivo se ha buscado generar la obtención de ingresos económicos de las personas con discapacidad mediante la venta de los productos y contando con el apoyo de las familias en la elaboración de los mismos.

 

Los talleres han estado formados por un total de 19 personas, de las cuales 12 eran jóvenes con discapacidad, y se han dividido en dos niveles de aprendizaje dependiendo de si éste era el primer año de enseñanza o por el contrario, si el año pasado también habían acudido al taller. El desarrollo de los talleres ha resultado muy dinámico y enriquecedor con altas dosis de participación, en el que la colaboración de los familiares ha sido fundamental para que los aprendizajes sean sostenibles en el tiempo. En ambos grupos, tanto en el taller básico como en el intermedio, han aprendido a elaborar productos naturales con ausencia de conservantes y postres típicos de la gastronomía peruana, adecuados para la venta al público. El grado de decoración y presentación de los productos ha sido muy elevado gracias a la calidad de los productos, por lo que el proceso de fabricación cumple perfectamente con las exigencias que puedan pedir los clientes.

 

De esta forma se demuestra que con una correcta capacitación, interés, esfuerzo y ganas de labrarse un futuro, las personas con discapacidad son aptas para el desarrollo de un empleo, y en el que si se generan oportunidades puedan aprovecharlas e integrarse plenamente en la sociedad.

 

Como colofón a los talleres se realizó una muestra-venta representativa de los diversos productos que se han aprendido a lo largo del curso, dejando claramente palpable las habilidades y las actitudes de los jóvenes. Cabe destacar, que todo buen aprendizaje lleva consigo una celebración y en nuestro caso fue un momento en el que pudimos charlar, reír y pasarlo bien, de una dulce manera.